Nada mejor que unas buenas manos y unas tijeras

Imagen noticia Nada mejor que unas buenas manos y unas tijeras

La peluquería es un oficio que emergió en el antiguo reino egipcio y ya con propósitos estéticos. En aquella época, los sacerdotes y la élite egipcia podían pasar largas horas disfrutando del cuidado de sus cabelleras, para el resto de la población era igual de importante ya que los hombres de a pie tenían costumbre de rasurarse la cabeza y las mujeres empezaban a tintar sus cabelleras con henna. Gracias a estos fines estéticos fue necesario el estudio y el control de esta nueva habilidad, convertida ya en necesidad.

Mucho tiempo ha pasado desde aquellas primeras veces y nuestra necesidad hacia la peluquería ha ido cada vez más en aumento y ya no solo por estética. Nuestros peluqueros/as hoy en día son capaces de reconocer problemas capilares y ayudarnos con productos y servicios para mejorar nuestra salud.

Como habréis podido imaginar hoy queremos contaros todo lo relacionado sobre este antiguo oficio: los/las auxiliares de peluquería y los peluqueros/as.


¿Cuáles son los conocimientos que se necesitan para formar parte de este oficio?


Debemos contaros que en una peluquería podemos encontrarnos con auxiliares y oficiales.  Por norma general los/las auxiliares son personas que llevan relativamente poco tiempo en el oficio y con la adquisición de conocimientos, experiencia y habilidad llegarán a ser peluqueros, por eso los conocimientos que ambos deben aprender son idénticos.

Una de las partes fundamentales de cualquiera de los tratamientos que podemos elegir hoy en día en nuestra peluquería favorita es el lavado y el acondicionamiento de nuestro cabello, con la intención de prepararlo adecuadamente para los siguientes pasos si los hubiera. Nuestro auxiliar o técnico, debe ser capaz de identificar las necesidades del cuero cabelludo y aplicar los productos necesarios para mejorar y preservar su estado de la mejor forma.

El cuero cabelludo forma parte de nuestra piel, pero por norma general, queda protegido gracias a nuestro cabello, pero es una zona especialmente sensible ya que en su interior se encuentra una estructura de vasos capilares muy amplia y por ello en temporadas de nervios, cambios bruscos de temperaturas o problemas de salud, es de las primeras zonas donde aparecen los primeros síntomas; caspa, sequedad, picores, enrojecimiento…

Dependiendo del tratamiento elegido se hace necesario el secado de éste, a lo que existen diferentes técnicas de secado y dependiendo del tipo de cabello y los tratamientos posteriores se deberá realizar de cierta forma y a cierta temperatura.

En tratamientos como cambios de color semi-permanentes y permanentes deben ser especialmente cuidadosos/as con la seguridad laboral, dado que los tintes por norma general, son productos químicos y es necesaria la aplicación previa de elementos de seguridad, tanto como para auxiliares y peluqueros/as, como para los clientes.

Tratamientos como cambios de formas en la cabellera, tintes, inicios de peinados y recogidos los auxiliares irán adquiriendo experiencia para poder evolucionar hasta peluqueros/as. En estos tratamientos el/la oficial peluquero/a deberá acompañar al auxiliar para supervisar sus habilidades y técnicas.  El/la peluquero/a podrá realizar de forma autónoma estos tratamientos, además del arreglo y el rasurado de las barbas y bigotes.

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información